Decisión de Juzgado Sexto de los Municipios Valencia, Libertador, Los Guayos, Naguanagua y San Diego de Carabobo, de 27 de Enero de 2010

Procedimiento:Cumplimiento De Contrato De Arrendamiento
Ponente:Yuleima Mercedes Castillo Oviedo
Número de Expediente:1429
Fecha de Resolución:27 de Enero de 2010
Emisor:Juzgado Sexto de los Municipios Valencia, Libertador, Los Guayos, Naguanagua y San Diego
RESUMEN

IV DISPOSITIVA En fuerza de la anteriores consideraciones este Juzgado Sexto de los Municipios Valencia, Libertador, Los Guayos, Naguanagua y San Diego del Estado Carabobo, Administrando Justicia en Nombre de la República Bolivariana de Venezuela y por autoridad de la ley declara CON LUGAR la demanda intentada por las ciudadanas ANA TERESA BENAVIDES BERNABEL, MARIA DEL CARMEN BENAVIDES y MARA ALEJANDRA BENAVIDES, venezolanas, mayores de edad, y titulares de la cedula de Identidad N° V- 7.090.973, 7.097.598 y 7.104.736, asistido por las abogadas CARMEN SOLEIDA SAID CAFFRONI y OLGA MERCEDES MATUTE, inscritas en el I.P.S.A. bajo el Nro. 16.225 y 17.977 en contra del ciudadano: JOSE FRANCISCO CASADIEGO, venezolano, mayor de edad, titular de la cedula de identidad N° 5.374.266 por: CUMPLIMIENTO DE CONTRATO DE ARRENDAMIENTO.- Por vía de consecuencia se condena a la parte demandada a PRIMERO: a entregar el inmueble objeto del contrato de arrendamiento constituido por un apartamento i..... (ver resumen completo)

 
CONTENIDO

“VISTOS” Sin conclusiones de las partes.- La presente causa se inicia mediante interposición de demanda incoada por las ciudadanas ANA TERESA BENAVIDES BERNABEL, MARIA DEL CARMEN BENAVIDES y MARA ALEJANDRA BENAVIDES, venezolanas, mayores de edad, y titulares de la cedula de Identidad N° V- 7.090.973, 7.097.598 y 7.104.736, asistido por las abogadas CARMEN SOLEIDA SAID CAFFRONI y OLGA MERCEDES MATUTE, inscritas en el I.P.S.A. bajo el Nro. 16.225 y 17.977 en contra del ciudadano: JOSE FRANCISCO CASADIEGO, venezolano, mayor de edad, titular de la cedula de identidad N° 5.374.266 por: CUMPLIMIENTO DE CONTRATO DE ARRENDAMIENTO. Aduce que en fecha 4 de agosto de 2009, celebraron con el demandado de autos, Transacción Extrajudicial, según documento autenticado por ante la Notaria Pública Quinta de Valencia del Estado Carabobo, inserto bajo el N° 12 Tomo 221, y en fecha 4 de septiembre de 2009, por ante la Notaria Pública Quinta del Municipio Baruta del Estado Miranda, anotado bajo el N° 32, Tomo 67, que acompaña marcada con la letra “B”, se acordó en la Cláusula cuarta de la Transacción, numeral 3: José Francisco Casariego, señalo que entrego el día 4 de agosto de 2009, el inmueble que le fue arrendado y solicitó a las ARRENDADORAS un termino de gracia improrrogable hasta el día 12 de Agosto de 2009, solo a los fines de retirar totalmente el moblaje y demás enseres del inmueble, quedando entendido entre las partes que de no hacer el retiro de dichos enseres y mercancías dentro de la fecha concedida Las propietarias ( LAS ARRENDADORAS) quedan en absoluta libertad de ocupar y ejercer todos los derechos por ante los organismos competentes. (Omissis). En el numeral 4: Las partes convinieron en dar por terminada la relación arrendaticia suscrita, quedando plena libertad Las Propietarias, de disponer Libre e inmediatamente del inmueble objeto de este convenio a partir del día 13 de agosto de 2009. (Omissis). Pero es el caso de que el Arrendatario no ha cumplido con el contenido de la Transacción extrajudicial, pues hasta la fecha no ha retirado totalmente el moblaje y demás enseres del inmueble, no ha desocupado el inmueble, aun cuando se han agotado todas las gestiones. Fundamenta su acción en los artículos 38 y 39 de la Ley de Arrendamiento Inmobiliario y en los artículos 1.167, 1.265, 1.269 y 1.592 del Código Civil.

El 14 de Octubre de 2009, se admite la demanda.

El 21 de Octubre 2009, las actoras consignan escrito insistiendo en la medida preventiva; en la misma fecha otorgan poder apud acta a las abogadas CARMEN SOLEIDA SAID CAFFRONI y OLGA MERCEDES MATUTE, inscritas en el I.P.S.A. bajo el Nro. 16.225 y 17.977.

El 10 de Noviembre de 2009, la parte actora, consigna fotostatos del libelo, y los emolumentos al alguacil para la citación personal.

El 10 de Noviembre de 2009, el alguacil deja constancia de haber recibido los emolumentos

El 18 de Noviembre de 2009, el tribunal, acuerda afectar el inmueble y ordena librar compulsa.

El 23 de noviembre 2009, la parte actora consigna oficio N° 4400-892.

El 09 de Diciembre de 2009, el alguacil deja constancia de que fue imposible, practicar la citación personal.

El 08 de Diciembre de 2009, el Tribunal deja constancia de que el demandado no compareció al acto de la contestación de la demanda.

Abierto el juicio a pruebas solo parte demandante promovió las pruebas en los términos allí expuestos.

Estando la presente causa para sentenciar este Tribunal pasa a decidir lo siguiente:

I

ALEGATOS DE LAS PARTES

En la presente causa la litis quedo planteada de la siguiente forma.

POR SU PARTE DEMANDANTE: Plantea su acción por CUMPLIMIENTO DE CONTRATO DE ARRENDAMIENTO. Aduce que en fecha 4 de agosto de 2009, celebraron con el demandado de autos, Transacción Extrajudicial, según documento autenticado por ante la Notaria Pública Quinta de Valencia del Estado Carabobo, inserto bajo el N° 12 Tomo 221, y en fecha 4 de septiembre de 2009, por ante la Notaria Pública Quinta del Municipio Baruta del Estado Miranda, anotado bajo el N° 32, Tomo 67, que acompaña marcada con la letra “B”, se acordó en la Cláusula cuarta de la Transacción, numeral 3: José Francisco Casariego, señalo que entrego el día 4 de agosto de 2009, el inmueble que le fue arrendado y solicitó a las ARRENDADORAS un termino de gracia improrrogable hasta el día 12 de Agosto de 2009, solo a los fines de retirar totalmente el moblaje y demás enseres del inmueble, quedando entendido entre las partes que de no hacer el retiro de dichos enseres y mercancías dentro de la fecha concedida las propietarias (LAS ARRENDADORAS) quedan en absoluta libertad de ocupar y ejercer todos los derechos por ante los organismos competentes. En el numeral 4: Las partes convinieron en dar por terminada la relación arrendaticia suscrita, quedando plena libertad Las Propietarias, de disponer Libre e inmediatamente del inmueble objeto de este convenio a partir del día 13 de agosto de 2009. Pero es el caso de que el Arrendatario no ha cumplido con el contenido de la Transacción extrajudicial, pues hasta la fecha no ha retirado totalmente el moblaje y demás enseres del inmueble, no ha desocupado el inmueble, aun cuando se han agotado todas las gestiones.

POR SU PARTE EL DEMANDADO:

No compareció a la contestación de la demanda ni por si, ni a través de apoderado.

II

DE LAS PRUEBAS

Abierto el juicio a prueba solo la parte demandante consigno escrito de pruebas, en los siguientes términos:

PRIMERO: Alega que el demandado José Francisco Casariego, estuvo presente y suscribió el acta donde se practico la medida preventiva de secuestro.

SEGUNDO: Instrumentales; hace valer la Transacción Extrajudicial, marcado con la letra “B”.

TERCERO: invocan, a favor de su representadas el merito que arroja a los autos, especialmente la confesión ficta.

DE LA PARTE DEMANDADA:

No presento pruebas en su oportunidad procesal.

III

CONSIDERACIONES PARA DECIDIR

PRIMERO:

Trabada así como quedo la Litis, considera este Tribunal, traer a colación lo siguiente:

Al respecto, estima conveniente este Tribunal, señalar que nuestro proceso civil se encuentra regulado por el principio de legalidad de las formas procesales, el cual exige que se observen los trámites esenciales del procedimiento, dentro del cual figura el carácter preclusivo de los actos efectuados, salvo las situaciones de excepción que prevé la ley, por lo que, no le está dado ni a las partes relajar las formas, ni a los jueces subvertir el orden procesal en su estructura, secuencia y desarrollo establecido por ley.

Por lo que, se puede observar como el artículo 202 del Código de Procedimiento Civil, señala que “ los términos o lapsos procesales no podrán prorrogarse ni abrirse de nuevo después de cumplidos, sino en los casos expresamente determinados por la ley, o cuando una causa no imputable a la parte que lo solicite lo haga necesario”.

Es así, que debe evitarse el relajamiento de los lapsos procesales, en respeto del principio de preclusividad de los mismos, así como de la seguridad jurídica; debiendo señalarse en tal sentido, que es el Juez, quien aplicando la sana crítica y ajustando su decisión a la situación bajo estudio, debe analizar, la procedencia o no de la confesión fista invocada por la parte actora y así se decide.

SEGUNDO:

Efectuado el estudio de las actas que conforman el expediente, pasa este Tribunal a decidir, previas las siguientes consideraciones: Observa esta Juzgadora que la acción se circunscribe en el CUMPLIMIENTO DE CONTRATO DE ARRENDAMIENTO. Por vencimiento del término.

En este sentido, el artículo 1.167 de la Ley sustantiva Civil, establece: “ En el contrato bilateral, si una de las partes no ejecuta su obligación , la otra puede a su elección reclamar judicialmente la ejecución del contrato o la resolución del mismo, con los daños y perjuicios en ambos casos si hubiera lugar a ello”.

Por otra parte el artículo 38 de la Ley de Arrendamiento Inmobiliario, establece: “En los contratos de arrendamiento que tengan por objeto alguno de los inmuebles indicados en el articulo 1° de este Decreto Ley, celebrados a tiempo determinado, llegado el día del vencimiento del plazo estipulado, éste se prorrogara obligatoriamente para el arrendador y potestativamente para el arrendatario…”.

De tal modo, que ciertamente el arrendatario-inquilino tiene la potestad de acogerse o no a la prorroga legal, tal como lo regula la norma anterior.

Ahora bien, este Tribunal de manera legal, doctrinal y jurisprudencialmente aprecia lo siguiente: El artículo 362 del Código de Procedimiento Civil, establece que:

“Si el demandado no diere contestación a la demanda dentro de los plazos indicados en este Código, se le tendrá como confeso en cuanto no sea contraria a derecho la petición del demandante, si nada probare que le favorezca. En este caso, vencido el lapso de promoción de pruebas sin que el demandado hubiese promovido alguna, el tribunal procederá a sentenciar la causa, sin más dilación, dentro de los ocho días siguientes al vencimiento de aquel lapso, ateniéndose a la confesión del demandado.

A este respecto, el artículo 887 ejusdem, dispone que la comparecencia del demandado producirá los efectos establecidos en el artículo 362, antes mencionado, el cual es de aplicación en este litigio, por cuanto corresponde al Cumplimiento de un contrato de opción de compra-venta de conformidad con el artículo 881 y siguientes del Código de Procedimiento Civil.

Ahora bien, explica el autor patrio Lozano Márquez sobre la contestación oportuna del demandado, que “cuando se da esta situación procesal, estamos en presencia de lo que se conoce con el nombre de confesión ficta. Para que se produzca esta figura procesal tiene que darse tres (3) condiciones: a) Que el demandado no concurra al Tribunal, en el término del emplazamiento; b) Que en el lapso de promoción de pruebas, promoviere ninguna que le favorezca y c) que la pretensión del actor no sea contraria a derecho…” Continúa el referido autor que “La confesión ficta trae como consecuencia, el establecer a favor del actor una presunción de que todos los hechos alegados por él en su libelo de demanda son ciertos… El efecto que conlleva la confesión ficta es que al estar el actor cobijado en una presunción de certeza, queda revelado o eximido de la carga de la prueba, ésta se ha invertido y por lo tanto la ha asumido el demandado.” A este respecto, nuestro máximo Tribunal de la República en Sentencia N° RC-00835 de la Sala de Casación Civil del 11 de agosto de 2004, con ponencia del magistrado Antonio Ramírez Jiménez dejó sentado que: “…la falta de contestación a la demanda acarrea para el demandado una presunción iuris tantum de confesión ficta, y siempre que la demanda no sea contraria a derecho, a las buenas costumbres o atente contra el orden público, únicamente desvirtuable mediante la aportación de pruebas que contradigan las pretensiones del demandante, pero sin que le sea permitido consignar otros medios probatorios que él estime conducentes o la alegación de hechos nuevos. Conforme con lo preceptuado en el artículo 362 del Código de Procedimiento Civil, se requieren dos condiciones para que la confesión ficta sea declarada: que la petición del demandante no sea contraria a derecho y que en el término probatorio no pruebe el demandado algo que le favorezca… Ahora bien, de acuerdo con el criterio jurisprudencial vigente, que de nuevo se reitera, cuando el demandado no asiste a dar contestación a la demanda o comparece tardíamente, vale decir de manera extemporánea, la consecuencia es que se declare la confesión ficta, que por su naturaleza es una presunción iuris tantum, que implica una aceptación de los hechos expuestos en el libelo de la demanda, siempre que ésta no sea contraria a derecho y que el demandado nada probare que le favorezca, tal como sucedió en el presente juicio.

Asimismo, reiterando lo que expone nuestra jurisprudencia patria, el autor Rengel Romberg, explica que: “…la disposición del Art. 362 C.P.C, requiere dos condiciones para que la confesión ficta sea declarada y tenga eficacia legal: que la petición del demandante no sea contraria a derecho y que en el termino probatorio no pruebe el demandado algo que le favorezca; y consecuencialmente, los problemas que plantea la institución practica, son dos: establecer lo que debe entenderse como por “petición contraria a derecho”, y el alcance de la locución: “si nada probare que le favorezca”. 1. Determinar cuando la petición del demandante es contraria a derecho, tiene trascendencia en nuestro caso, solo en cuanto a la declaración de la confesión ficta, pues en cuanto al mérito de la causa, aunque se tengan por admitidos los hechos en virtud de la confesión ficta, el Tribunal no podrá declarar con lugar la demanda, ni acordar lo pedido por la parte actora, si esa petición resulta contraria a derecho, en el sentido de que lo hechos admitidos, no producen la consecuencia jurídica pedida…”

Ahora bien, en el caso de auto, pueden establecerse las condiciones de procedencia de la confesión ficta que recae en el demandado, en el sentido de que el mismo aun cuando se dio por citado, en fecha 25 de noviembre de 2009, en el acto de ejecución de medida preventiva de Secuestro, ejecutada por el Juzgado Primero Ejecutor de Medidas de los Municipios Valencia, Libertador, Los Guayos, Naguanagua, San Diego y Carlos Arvelo de la Circunscripción Judicial del Estado Carabobo, (Folio 20 cuaderno de medida); es de considera que el demandado se encuentra citado tácitamente sin más formalidades para el acto de la litis contestación, por consiguiente no podrá eludir el efecto del precepto del artículo 216 del Código de Procedimiento Civil, pues es de la elemental lógica entender que si el demandado o su apoderado antes de la citación, han estado presente en un acto del proceso, se entenderán citados para el acto de la contestación y su no comparecencia lo limita a desvirtuar los hechos alegados por el autor en el libelo, tendrá que desvirtuarlo mediante la contraprueba respectiva en el lapso probatorio.

Por lo que, culminado dicho lapso, obligatoriamente el día segundo (2) siguiente el demandado debió dar contestación a la demanda, tal como le expresa el artículo 833 del Código de Procedimiento Civil, es decir, en la oportunidad del acto litis contestación no compareció, en consecuencia no DIO CONTESTACIÓN a la presente causa, y por tanto HUBO ADMISIÓN de los HECHOS ALEGADOS y tampoco PROBO nada en el lapso de Promoción de Pruebas.

En cuanto a los supuestos establecidos en el artículo 362 antes mencionado, en este sentido, esta Sentenciadora, estima que la demanda de Cumplimiento de contrato de Arrendamiento, incoada por la parte actora, contra: JOSE FRANCISCO CASADIEGO, venezolano, mayor de edad, titular de la cedula de identidad N° 5.374.266, no es contraria a derecho, ya que la misma está fundamentada en la Transacción Extrajudicial, que pone fin al contrato de Arrendamiento, la cual, quedo autenticada por ante la Notaria Pública Quinta de Valencia del Estado Carabobo, inserto bajo el N° 12 Tomo 221, y en fecha 4 de septiembre de 2009, por ante la Notaria Pública Quinta del Municipio Baruta del Estado Miranda, anotado bajo el N° 32, Tomo 67, que acompaña marcada con la letra “B”, y el cual, tiene pleno valor probatorio a tenor de lo establecido en el artículo 429 de la Ley adjetiva Civil.

En lo concerniente al supuesto de que el demandado debe probar algo que le favorezca, establece nuestra jurisprudencia patria, en Sentencia No. 00786, con ponencia del Magistrado Dr. Luis Antonio Ortiz Hernández de mayo del 2005: “… para que opere la confesión ficta del demandado no basta su inasistencia al acto de contestación de la demanda o la extemporaneidad en la presentación de la misma, sino que deben conjugarse los otros elementos requeridos para ello. A saber, que el mismo nada hubiere probado en su favor y que la pretensión no sea contraria a derecho… En lo que respecta a la falta de aplicación del artículo 22 del código adjetivo, la Sala pasa a transcribir parte del texto de la sentencia N° 92, expediente N° 04-258 dictada por esta Sala en fecha 12 de abril del presente año y citada por el formalizante, la cual expresa:… omissis…, Considera la Sala, que en virtud del régimen probatorio especial que la ley establece para la demandada insistentemente a la contestación a la demanda, no puede prevalecerse del análisis que el Juez haga de las pruebas de su contraparte, a menos que sea para sostener que la pretensión actora es contraria a derecho, lo cual no es el caso de autos.

Ahora bien, en el caso concreto, el demandado le correspondía probar que la demanda era contraria a derecho, y que había cumplido con su obligación contractual, como lo es el deber de entregar el inmueble en los términos convenidos.

Además de lo antes expuesto, este Tribunal, considera que la parte demandada no promovió en el lapso probatorio nada que le favoreciera. Por todo lo antes analizado, y por cuanto el inquilino-demandado JOSE FRANCISCO CASADIEGO, no contestó la demanda, según lo dispuesto por el artículo 883 del Código de Procedimiento Civil; y no probó nada que le beneficiara en razón de lo alegado por la parte actora en su libelo de demanda, siendo además, menester para este Tribunal, con razones suficientemente fundadas considerar que la demanda incoada tampoco es contraria a derecho por no ser ilegal y por no ir en contra del orden público y las buenas costumbres, y que la presunción iuris tantum, que consecuencialmente traen los efectos del artículo 362 ejusdem referentes a la confesión ficta, pasan a ser una presunción iure et de iure. Así se decide.

En orden a lo anterior, cabe destacar que en el presente caso, se ha verificado las condiciones para la procedencia de la acción, a saber: como lo es la existencia de un contrato bilateral y el incumplimiento del arrendatario de entregar el inmueble en el plazo estipulado. Por lo que la pretensión deducida por el actor es procedente; y así se establece